jueves, 23 de febrero de 2012

Factores de riesgo

Los factores de riesgo implicados en sepsis neonatal reflejan el estrés y la enfermedad del feto al momento del parto, a la vez que el ambiente uterino que lo rodeó.
            Estos incluyen la colonización materna con EGB (especialmente si no se realizó profilaxis durante el trabajo de parto), RPM[1], prolongada de membranas (>18 horas), la prematurez, la infección del tracto genitourinario materno y la corioamnionitis.
            Existen otros factores de riesgo asociados con la sepsis de origen temprano. La sepsis de origen tardío se asocia con los factores de riesgo como prematurez, cateterización venosa central (duración > 10 días), uso continuo de CPAP nasal, uso de bloqueadores H2 y la  utilización de sondas orogástricas para nutrición enteral.
ESTADO MATERNO FRENTE AL EGB
            La causa más común de sepsis bacteriana neonatal es el EGB. El EGB coloniza el tracto gastrointestinal materno y el canal de parto. Cerca de 30% de las mujeres tienen colonización asintomática con el EGB durante su gestación.
            Las mujeres con alta colonización por EGB, y cultivos positivos permanentes tienen un riesgo más alto de transmisión perinatal. A su vez, una alta colonización a las 23 y 26 semanas de gestación está asociada con prematurez y bajo peso al nacer. La quimioprofilaxis intraparto de mujeres con cultivos positivos para EGB ha demostrado disminuir la transmisión del organismo durante el parto.


RUPTURA PREMATURA DE MEMBRANAS
            Puede ocurrir en respuesta a una infección del tracto urinario o del canal de parto no tratado, consumo de cigarrillo y también está asociada con partos prematuros, y sangrado uterino durante la gestación.
            Cuando las membranas han permanecido rotas por más de 18 horas, el riesgo de sepsis en el neonato se aumenta 10 veces hasta una tasa de 1% para sepsis probada y 2% para sepsis sospechada.    
            Cuando las membranas se rompen antes de la semana 37 de edad gestacional y existen un periodo largo que precede al nacimiento, la probabilidad de que el recién nacido se infecte se incrementa. El riesgo de sepsis probada de RPM en el neonato pretérmino aumenta a4% -6%. La relación entre la duración de la ruptura de membranas y la infección neonatal esta inversamente relacionada con la edad gestacional. Por tanto, mientras más prematuro sea el neonato y exista un mayor tiempo entre la ruptura de membranas y el parto, la incidencia de sepsis neonatal es mucho más alta.
PREMATUREZ
            Los prematuros requieren procedimientos invasivos, como cateterización umbilical e intubación. La prematurez puede estar asociada con otras infecciones como citomegalovirus (CMC), herpes virus (HSV), Hepatitis B, toxoplasmosis, Mycobacterium tuberculosis, Campylobacter fetus y Listeria monocytogenes.




CORIOAMNIONITIS
            La relación entre corioamnionitis y otras variables de riesgo para sepsis es fuerte. Existe una sospecha clínica de corioamnionitis ante la presencia de fiebre mayor a 38ºC con dos o más de los siguientes hallazgos: taquicardia fetal, dolor uterino, presencia de líquido fétido y un recuento leucocitario materno aumentado.
INFECCIÓN DE VÍAS URINARIAS MATERNA
            La bacteriuria por EGB es un factor de riesgo para sepsis. Las infecciones de las vías urinarias de cualquier etiología aumentan el riesgo de sepsis en el neonato.
OTROS FACTORES DE RIESGO
            Asfixia perinatal, sexo masculino, olor fétido del liquido amniótico o del recién nacido.


[1] Ruptura Prematura de Membranas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada